biologicos et al.

Presente y futuro de los tratamientos con biológicos

Embarazada y con AR, ¿y ahora qué?

Deja un comentario

El uso de agentes biológicos en mujeres embarazadas con enfermedades reumáticas sigue siendo controvertido. Actualmente, las guías clínicas dictan la suspensión de este tipo de fármacos unos 6 meses antes de la concepción.  Sin embargo, muchas veces los embarazos no son planeados o esperados, por lo que el tratamiento no se ha retirado en los plazos marcados. Además, hay casos con un alto grado de actividad de la enfermedad, en los que la supresión de la medicación puede ser perjudicial. En consecuencia, las recomendaciones de las guías clínicas no se pueden aplicar de forma tan rigurosa  en  la práctica clínica.

embarazo

Tradicionalmente, los estudios han demostrado efectos adversos en el feto cuando la madre sigue siendo tratada con FAMEs.  Según un estudio realizado por el equipo del Dr. Verstappen, con los datos del registro de la Sociedad Británica de Reumatología , se aprecia una mayor tasa de abortos espontáneos en las pacientes tratadas con anti-TNF,  por lo que  sugiere que las guías clínicas no deberían ser cambiadas.

En cambio, en los últimos años se han publicado resultados contradictorios en investigaciones que evalúan la transferencia a través de la placenta y la tasa de malformaciones. En concreto, en un estudio  publicado recientemente  en la revista Clinical Rheumatology, no se registraron complicaciones significativas ni en las madres ni en los recién nacidos, tras haber sido tratadas con  abatacept y rituximab durante el primer trimestre de embarazo. Por otro lado, el estudio del Dr. Mahadevan, mostró que los niveles de transferencia son muy altos en adalimumab e infliximab y reducidos en certolizumab, pero no se observaron malformaciones en ninguno de los casos.  Por último, un estudio que analizó el efecto del fármaco tanto en las madres como en los padres, también apoya la hipótesis de que los anti-TNF no producen malformaciones en los fetos.

Concluimos que aunque  diversos estudios aportan resultados alentadores, es necesario el desarrollo de nuevas investigaciones, y además adecuar el tratamiento al perfil beneficio-riesgo en cada caso.  Por último, desde Biológicos et al., os planteamos  si con los últimos estudios consideráis que se deberían actualizar las guías clínicas para abordar tratamientos con embarazadas, o si por el contrario aún es demasiado arriesgado.

Referencias

Verstappen SM, King Y, Watson KD, Symmons DP, Hyrich KL; BSRBR Control Centre  Consortium, BSR Biologics Register. Anti-TNF therapies and pregnancy: outcome of 130 pregnancies in the British Society for Rheumatology Biologics Register. Ann Rheum Dis. 2011;70(5):823-6

Viktil KK, Engeland A, Furu K. Outcomes after anti-rheumatic drug use before and during pregnancy: a cohort study among 150,000 pregnant women and expectant fathers. Scand J Rheumatol. 2012; 41(3):196-201

Para profundizar en el tema:

Effects of discontinuing anti-tumor necrosis factor therapy during pregnancy on the course of inflammatory bowel disease and neonatal exposure.

Rheumatoid arthritis and pregnancy: safety considerations in pharmacological management.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s