biologicos et al.

Presente y futuro de los tratamientos con biológicos


Deja un comentario

Tratamiento en AR precoz: cuanto antes mejor

Se ha demostrado que el diagnóstico y tratamiento precoz de la artritis reumatoide (AR) en la llamada “ventana de la oportunidad” (idealmente las primeras 12 semanas), da como resultado un mejor pronóstico a largo plazo, al luchar contra la enfermedad en el momento de mayor progresión radiográfica. Sin embrago, los fármacos biológicos normalmente se prescriben después del fracaso de uno o más fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FAMEs) convencionales. Sigue leyendo

Anuncios


Deja un comentario

Hacia una terapia personalizada

Estudios recientes  han indicado que se puede conseguir una reducción de la dosis o la discontinuación de los  anti TNF  en una proporción relevante de pacientes con artritis reumatoide (AR) y baja actividad de la enfermedad. Los anti TNF están asociados con efectos adversos, en ocasiones dependientes de la dosis, y  con costes elevados, por lo que  poder establecer una reducción de la dosis puede ser muy ventajoso para mejorar la relación beneficio riesgo de los pacientes y para mejorar el coste eficacia de unos tratamientos costosos. Sigue leyendo


Deja un comentario

Comorbilidades: no sólo AR

En diferentes estudios se ha demostrado que la artritis reumatoide (AR) está asociada con un mayor riesgo de desarrollar comorbilidades, siendo las más frecuentes la  depresión,  el asma, las enfermedades cardiovasculares, las tumoraciones sólidas y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), según el estudio COMORA. Sigue leyendo


1 comentario

Riesgo cardiovascular ¿realidad o ficción?

Las enfermedades reumáticas suelen venir acompañadas de un aumento del riesgo cardiovascular. Las manifestaciones cardíacas son muy diferentes, y pueden incrementar la mortalidad y morbilidad de estos pacientes. Concretamente la inflamación que se produce en la artritis reumatoide (AR) provoca una alteración de las concentraciones de HDL y LDL, lo que aumenta el riesgo de ateroesclerosis prematura y enfermedades cardíacas. Sigue leyendo